Las claves de la nueva ley de Inteligencia Artificial

El reciente acuerdo alcanzado en diciembre entre el Consejo y el Parlamento Europeo ha marcado un hito en la regulación de la Inteligencia Artificial (IA) a nivel mundial.

Este acuerdo, que sigue la propuesta inicial de la Comisión Europea de 2021, busca establecer un marco regulador dentro de la Unión Europea para la IA. La nueva ley tiene como objetivos principales asegurar que los sistemas de IA usados y comercializados en la UE sean seguros y respeten los derechos ciudadanos, al mismo tiempo que fomenta la inversión y la innovación en el ámbito de la IA en Europa. Es importante destacar que esta es la primera legislación de su tipo a nivel global, y podría servir como un modelo para regular la IA en otras jurisdicciones.

Principales aspectos del nuevo reglamento de IA

El acuerdo provisional ha adoptado la definición de sistema de IA propuesta por la OCDE para proporcionar criterios claros que diferencien los sistemas de IA de otros softwares más simples. Se aclara también que el reglamento no se aplicará a dominios fuera del alcance del Derecho de la UE, ni afectará a las competencias de los Estados miembros en temas de seguridad nacional. Además, queda excluido del reglamento el uso de sistemas de IA con fines exclusivamente militares o de defensa, así como aquellos empleados para investigación e innovación.

Categorización y regulación de sistemas de IA

Los sistemas de IA se clasificarán en función de su nivel de riesgo. Aquellos considerados de alto riesgo deberán cumplir con una serie de requisitos y obligaciones antes de ser introducidos en el mercado de la UE. Por otro lado, los sistemas con riesgos considerados inaceptables estarán totalmente prohibidos. Esto incluye prácticas como la manipulación cognitiva conductual y el rastreo indiscriminado de imágenes faciales obtenidas de internet.

Protección de los derechos fundamentales

Antes de su introducción en el mercado, se evaluará el impacto de los nuevos sistemas de IA en los derechos fundamentales. Los sistemas de IA de gran envergadura, capaces de realizar diversas tareas, deberán cumplir con obligaciones específicas de transparencia. Además, se enfatiza la necesidad de que los usuarios de sistemas de reconocimiento de emociones informen a las personas físicas que serán expuestas a estos sistemas.

Supervisión y cumplimiento

Para asegurar la implementación adecuada de la nueva normativa, se creará la Oficina de IA dentro de la Comisión Europea. Esta oficina supervisará la aplicación de las nuevas normas por parte de los Estados miembros, vigilará los modelos de IA más avanzados y contribuirá a promover las normas y prácticas de ensayo.

Este avance regulatorio representa un paso importante en la gestión de los desafíos y oportunidades que presenta la IA. Para más detalles sobre la regulación, se recomienda visitar el portal de la Comisión Europea.

Más Información: Comisión Europea